14.9.11

Ahora que la calle también trae tu derrota


Si ya no sales a la calle

para no ser juzgada

por los ojos de otros,

si otros pintan tus paredes

con historias

que no caben en sus vidas negras,

no tengas miedo.


No tengas miedo

y mira a tu alrededor.

Domina tú

el silencio

de tus madrugadas.

Que cualquiera

de tus pisadas

sea la primera

de todas las demás.


De un lado

verás

el vértigo

de lo que termina

y la locura

de lo que vuelve a empezar.

Del otro,

la luz inalcanzable

y esa oscura sed.

No tengas miedo

al silencio de siempre.


La calle que incendiamos

al besarnos de puntillas

murmura cansada,

yo escribo

que cada noche vuelves

a donde nunca estuviste,

y brindamos

con gasolina

sobre el ataúd de tu ausencia.


La calle también ha sido

los años después de ti,

y el cine

y los libros y perder.

Y las mil veces que soñé

con hacerte el amor,

y con que todo fuera

mucho más fácil.

No tengas miedo.

Recuerdo todos aquellos días

en que me decías

que llamarías.


Yo esperaba.


No temas ahora tú

por tu hermoso fracaso.

© Pedro Letai

2011

4 comentarios:

  1. Me gusta. Aparentemente sencillo. Profundo. Buen poema. Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, Eduardo. Me gusta que te guste y te llegue. Gracias por leerlo. Abrazos.

    ResponderEliminar
  3. Muy bueno, hermoso fracaso... me gusta.

    ResponderEliminar
  4. Gracias, Balkin. A mi también me gusta mucho lo que escribes tú. A ver si te animas y hacemos algo juntos en Madrid.

    ResponderEliminar